MI CUENTA | NEWSLETTER

El cerebro de los cerdos como modelo para investigación en neurología


Tal y como avanzó Science Daily, investigadores del University of Georgia’s Regenerative Bioscience Centre han utilizado por primera vez un método de imágenes normalmente reservado para analizar la actividad cerebral en humanos en modelos de cerdos vivos y han descubierto que los cerebros de cerdos son incluso mejores modelos de lo que se pensaba para el estudio de afecciones neurológicas humanas como el Alzheimer y el Parkinson.

Una posible aplicación inmediata es el estudio y el diagnóstico de la encefalopatía traumátrica crónica (ETC), una enfermedad cerebral progresiva causada por una serie de traumas contundentes que generalmente se observan en veteranos militares y jugadores de fútbol de la NFL. Actualmente, el ETC solo puede diagnosticarse mediante una autopsia.

El estudio sugiere firmemente un modelo porcino para mapear la conectividad funcional del cerebro como enfoque prometedor para determinar los biomarcadores que conducen a la ETC. Usando este tipo de datos, los médicos tendrían la oportunidad de diagnosticar ETC mientras un veterano o atleta aún está vivo.

Mediante el uso de imágenes de resonancia magnética funcional en estado de reposo (rs-fMRI), los investigadores demostraron la conectividad funcional en las regiones sensoriomotoras del cerebro porcino que son paralelas a la del cerebro humano. Estas regiones incluyen aquellas donde todas nuestras percepciones, sentimientos, movimientos y recuerdos están codificados. Las similitudes de estas redes funcionales establecen el escenario para aplicaciones clínicas específicas en el tratamiento y la prevención de trastornos neurológicos.

Investigaciones anteriores han demostrado que la forma y la ubicación exacta de las regiones del cerebro interactúan fuertemente con el modelado de la conectividad cerebral. Durante años, los investigadores han postulado que la forma y el tamaño de un cerebro de cerdo tienen similitudes fisiológicas y anatómicas con el cerebro humano, y por lo tanto, los cerdos se consideran un buen modelo animal para las enfermedades neurológicas. Sin embargo, según los autores, los científicos aún no han desarrollado un modelo único que capture la conectividad funcional o que detalle el diagrama de cableado del cerebro.

La neuroimagen suele ayudar a los investigadores a identificar qué regiones del cerebro se activan cuando una persona realiza una tarea. Si hay alguna interrupción en las conexiones, esas funciones no suceden. Esas conexiones interrumpidas desempeñan un papel en los trastornos neurológicos, como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson, la ETC y el autismo. Con cualquiera de estos trastornos, ahora se puede modelar una vista de 360 grados de qué partes del cerebro ya no se hablan entre sí y qué centros del cerebro se están reactivando y reconectando.

Mas noticias

Articulos Porcino

05 Diciembre 2019

05/12/2019

Riesgo de introducción de enfermedades animales infecciosas en Europa

Articulos Animales de compañia

05 Diciembre 2019

05/12/2019

La vasopresina podría ser un biomarcador de ansiedad

Articulos Animales de compañia

05 Diciembre 2019

05/12/2019

La intervención dietética retrasa los cambios cardiacos en la enfermedad de la válvula mitral

Actualidad Rumiantes

05 Diciembre 2019

05/12/2019

No es justo culpar a los rumiantes del cambio climático

Actualidad Actualidad Veterinaria

05 Diciembre 2019

05/12/2019

La investigación en sanidad animal tiene premio

Noticias de interés

EVENTOS