MI CUENTA |   
¿Todavía no estás registrado?
HOME | SECCIONES-PATROCINADAS | Porcino | Manejo de las primerizas

Manejo de las primerizas

Es imprescindible tener en cuenta el máximo número de factores posible para minimizar cualquier pérdida y maximizar su vida productiva.


Puedes leer el artículo completo en la revista digital Repropig nº 7.


Miquel Collell
Global Technical Director Swine, MSD-Merck Animal Health Madison, EE. UU.
Adaptación de los artículos publicados en International Pig Topics volumen 32, números 1 y 2

Se suele decir que el ciclo de producción comienza con la cría, pero también se escucha que las primerizas son el futuro de una granja. En este sentido, las primerizas son el grupo más grande de una granja y con el que es más difícil trabajar. Los pasos esenciales para realizar un correcto manejo de primerizas son los siguientes:

  • Iniciar el contacto directo con los verracos cuando las hembras tengan 160-180 días de edad (5-5,5 meses), cada día y al menos cinco días a la semana.
  • Los verracos deben tener al menos 9-10 meses de edad (producción de feromonas) y buena libido (el 10 % de los machos no presentan libido).
  • Agrupar de seis a diez hembras en corrales (no en jaulas) para el contacto directo con el macho (1,5-2,0 m2), quien tendrá que estar al menos 15 min por corral.
  • Cambiar a los verracos frecuentemente (rotación con tres verracos por ejemplo).
  • El contacto directo con el verraco puede reducir hasta el 10 % de los días no productivos (rango entre la entrada-inseminación artificial), según algunos estudios.
  • Detección del estro en las primerizas con un verraco o ejerciendo presión en el lomo para observar el reflejo de inmovilidad. Separar a las hembras que hayan salido en celo.
  • Introducir al verraco en el corral con el resto de primerizas para aumentar el contacto directo.
  • Registrar a las primerizas en celo para su posterior planificación y control.
  • A las hembras no seleccionadas (no han salido en celo) se les debería dar una oportunidad (PG600) previa al sacrificio antes de que alcancen un peso excesivo.
  • El área destinada a la detección debería tener un diseño adecuado para el contacto entre las primerizas y el macho.
  • Trasladar a las hembras con el celo controlado a un área para el control de la cubrición.
  • Agrupar y controlar de acuerdo con el primer celo registrado.
  • Inseminar (esperma muerto) o cubrir (verraco epididimectomizado o vasectomizado) antes de la inseminación artificial real para mejorar los resultados de fertilidad. Esto evita que los verracos se vuelvan agresivos.
  • Inseminar en el segundo o tercer celo para aumentar el número total de lechones.

Manejo y sincronización de lotes

Las instalaciones, la conducta sexual de los verracos y, lo más importante, la salida al celo y la sincronización, son puntos clave para un manejo de las primerizas con éxito.

Instalaciones

A pesar de ser un punto esencial, todavía tenemos dudas sobre si los corrales son mejor que las jaulas o no. Cada diseño tiene sus ventajas y desventajas, por lo que la mejor elección es combinar ambos diseños para optimizar los objetivos. Las áreas de detección del celo combinan ambos, pero hay muchos diseños adecuados, por lo que es importante adaptarlo a la granja en cuestión. La idea general de las áreas de detección del celo es alojar a las cerdas en jaulas y parques para tener una buena estimulación y detección en grupos pequeños.

La conducta sexual del verraco

La exposición al verraco normalmente desencadena cambios endocrinos normales en la hembra que están asociados al desarrollo de los folículos.

Aunque la mayoría de las primerizas prepúberes de más de 140 días de edad responderán a la exposición del macho, la sincronización de esta respuesta parece ser óptima cuando las primerizas tienen entre 170 y 190 días de edad.

En otras palabras, el mismo porcentaje de hembras suele alcanzar la pubertad independientemente de la edad a la primera exposición al verraco, pero aquellas entre 170-190 días de edad lo hacen en un periodo considerablemente más corto que las hembras más viejas o más jóvenes. El éxito de la exposición al verraco para la sincronización del estro en primerizas varía entre granjas, y está influenciado por varios factores genéticos y ambientales.

Salida en celo y sincronización

Para conseguir una buena salida en celo debe haber una buena exposición al verraco, así como buenas instalaciones. No obstante, la sincronización también es esencial para alcanzar el número de primerizas necesario en nuestros lotes. Con un buen sistema de registro y seguimiento podemos conseguir dicha sincronización.

Se pueden utilizar dos herramientas para conseguir esta sincronización: Regumate y PG600.

Regumate

El principio activo de Regumate es el altrenogest, un progestágeno sintético. En el cerdo actúa como la progesterona natural producida por el cuerpo lúteo. Mientras la cerda ingiera altrenogest, sus ovarios estarán parados y no crecerán ni madurarán folículos. El altrenogest ejerce una retroalimentación negativa en el hipotálamo, y minimiza los pulsos de GnRH (hormona liberadora de gonadotropina) necesaria para estimular la actividad de celo. La primeriza no tendrá interés en el verraco.

Tras el tratamiento del día 18 se retira el altrenogest. A las pocas horas, el hipotálamo comenzará a producir GnRH, lo que estimulará a la hipófisis para secretar FSH (hormona foliculoestimulante) y LH (hormona luteinizante).

Los folículos antrales (reclutados para el siguiente ciclo estral) responderán y comenzarán a crecer y a producir estrógeno. Las primerizas aceptarán al macho de 4 a 7 días tras la interrupción del tratamiento. La ovulación normalmente ocurre de 32 a 36 h tras la salida en celo. El tratamiento se puede iniciar en cualquier momento del ciclo estral. Si se comienza durante el estro o al poco de su comienzo (1-2 días), coincidirá con el patrón normal de secreción de progesterona del cuerpo lúteo.

PG600

La PG600 es una combinación de gonadotropina sérica (PMSG) y coriónica (hCG). Las gonadotropinas se deben usar en animales que no están ciclando; son seguras en todos los animales y no presentan periodo de retirada. Durante años, la combinación de PMSG/eCG y hCG (PG600) ha demostrado ser muy efectiva y más sencilla de utilizar que dos inyecciones separadas de PMSG/eCG y hCG (Bates et al., 1999; Knox et al., 2001). El producto combinado puede utilizarse de manera rutinaria en primerizas prepúberes (de unos seis meses de edad) para reducir el número de días entre la selección final y el primer celo espontáneo. El tratamiento individual con PG600 puede administrarse a primerizas en anestro (>7 meses). El celo estará presente desde los 3-6 días tras la inyección.

Para leer el artículo completo en la revista digital Repropig nº7 haz clic en este enlace.