MI CUENTA |   
¿Todavía no estás registrado?

Herramientas para reducir los días no productivos y mejorar el rendimiento, induciendo el estro en nulíparas/cerdas con fallo reproductivo

La eficiencia es un componente crítico de la producción ganadera. Las cerdas que no muestran estro conducen a un aumento de los días no productivos (DNP) o necesitan ser sacrificadas.


Puedes leer el artículo completo en la revista digital Repropig nº 8.


J.R. Alvaro1, D. Bordes2, M. Marcos3, M. Jimenez3, R. Menjón3 y M. Collell3
1Genesus
2Piensos del Segre
3MSD Animal Health
Modificado del póster aceptado en el IPVS 2020 de Brasil

Como resultado de esta pérdida de eficiencia, los lotes de partos no se componen según lo previsto, lo que provoca pérdidas económicas. Los tratamientos hormonales con gonadotropinas pueden ayudar a inducir el celo y minimizar este aumento de DNP.

Los objetivos de este estudio fueron: por un lado, investigar el efecto de este tratamiento en cerdas problemáticas y, por otro, obtener además información sobre diferentes tratamientos con gonadotropinas.

Materiales y métodos

Este experimento se llevó a cabo en dos granjas españolas. La primera granja (granja 1) contaba con 1.250 cerdas, y la segunda granja (granja 2), con 2.200 cerdas.

Se trataron todas las cerdas problema que no mostraban celo la primera semana de noviembre. Un total de 104 animales fueron asignados aleatoriamente en dos grupos (Grupo A y Grupo B), y tratados de la siguiente manera:

Se determinaron los niveles de progesterona en todas las cerdas con un kit rápido de progesterona de uso en granja (Ovu-check®, Biovet). Los resultados de los tratamientos se analizaron estadísticamente utilizando las pruebas de Chi-Square y Unilateral Fisher.

Resultados

A las cerdas destetadas que no mostraron signos de estro siete días después del destete se les aplicó el tratamiento y se obtuvieron los siguientes resultados:

  • Granja 1: el 75 % (n=12) del grupo A y el 25 % (n=8) del grupo B mostraron celo tras el tratamiento.
  • Granja 2: el 22 % (n=18) del grupo A y el 0 % (n=5) del grupo B (p=0.04) mostraron celo tras el tratamiento.

A las cerdas no gestantes de la granja 1 (confirmadas por ecografía) se les aplicó el tratamiento del grupo A. El 82 % salieron en celo (n=11) tras el tratamiento (en este grupo de cerdas se decidió que se solo se utilizaba el tratamiento del grupo A).

En cuanto a las cerdas nulíparas en las que no se había detectado ningún signo de celo cuando ya habían llegado a su edad y peso óptimo, en la granja 1 se asignaron n=10 en el grupo A y n=10 en el grupo B. Un 60 % y un 20 % salieron en celo, respectivamente.

En la granja 2, un total de 30 cerdas se trataron con el tratamiento del grupo A, y un 67 % mostraron celo.

Antes del tratamiento con gonadotropina, se revisó el nivel de progesterona en sangre y se detectó el porcentaje de cerdas que no tenían progesterona y, por tanto, no tenían cuerpos lúteos en el momento en el que se realizaba el tratamiento. Estas cerdas son las que deberían responder a las gonadrotopinas.

Para leer el artículo completo en la revista digital Repropig nº 8 haz clic en este enlace.