MI CUENTA |   
¿Todavía no estás registrado?

Fracaso reproductivo: dos casos clínicos muy frecuentes

Las nulíparas que no salen a celo y el incremento del anestro en verano son dos casos clínicos que se dan a menudo en la granja.


Puedes leer el artículo completo en la revista digital Repropig nº 8.


Manuel Toledo Castillo

Agropecuaria Casas Nuevas, Grupo Francés

El fracaso reproductivo se entiende no solo como el porcentaje de cubriciones que alcanza el éxito, esto es el parto, sino como incrementos en la granja de los días no productivos, a los cuales no se les dedica toda la atención y el peso económico que tienen, ya que muchas veces están ocultos. Esto se debe a que no son tan evidentes como otros procesos que aparecen en la granja que causan alarma, y que posiblemente tengan un impacto económico menor.

En las figuras 1 y 2 se muestran los eventos que afectan a la eficacia reproductiva y los días no productivos en la granja, respectivamente.

Figura 1. Eventos que afectan a la efcacia reproductiva.Figura 1. Eventos que afectan a la efcacia reproductiva.

Figura 2. Días no productivos.Figura 2. Días no productivos.

Cálculo del coste económico de los días no productivos

Un cálculo muy intuitivo del coste económico de los días perdidos puede ser el siguiente:

  • Productividad numérica de la cerda/365 días
  • 28 lechones cerda año/365 días = 0,076 lechones por día. Si lo multiplicamos por el coste de un lechón, por ejemplo 22 € por día no productivo por reproductora: 0,076×22 = 1,68 € por día.

Antes de comenzar el abordaje de los posibles fallos reproductivos, se debe tener en cuenta:

  1. Dedicar el tiempo preciso para formar e informar al personal de la explotación del uso, la dosis y de que se trata de una herramienta puntual para casos concretos.
  2. Verificar que el uso es correcto en las visitas que se realizan a la granja, ya que en ocasiones se varía la dosis, la forma de aplicación, lo que da lugar a fallos en el tratamiento.
  3. Monitorizar los resultados que se obtienen con el uso del producto y conocer el coste del tratamiento y el beneficio obtenido en la explotación.
  4. Se trata de una herramienta que ayuda a corregir el problema, pero se deben emplear todas las medidas correctoras de manejo y de condiciones ambientales, ya que, si no, los tratamientos hormonales no funcionan correctamente.

Para leer el artículo completo y los dos casos clínicos en la revista digital Repropig nº 8 haz clic en este enlace.