MI CUENTA |   
¿Todavía no estás registrado?

Principales aplicaciones del altrenogest en la producción porcina moderna

El altrenogest, más que un medicamento, debería ser considerado como una herramienta de trabajo en la dinámica diaria de las granjas y como un medio para mejorar la eficiencia reproductiva de las mismas.


Puedes leer el artículo completo en la revista digital Repropig nº 12.

También puedes escuchar la versión podcast del artículo en este enlace.


Rafael T. Pallás Alonso
Director Técnico de Kubus, Madrid (España)

En la actualidad, en las granjas porcinas tenemos a disposición una amplia gama de fármacos hormonales que tienen la capacidad de controlar con precisión el inicio del estro (sincronización de celo), la inducción del parto, o son útiles para el tratamiento de anoestros, etc. Entre estos fármacos destaca por su amplia difusión y su gran variedad de aplicaciones el altrenogest o alil-trembolona.

Principales usos del altrenogest

Los principales usos del altrenogest en la producción porcina moderna son:

  • Sincronización de celos en las hembras nulíparas.
  • Disminución del síndrome del segundo parto y recuperación de la condición corporal tras el destete.
  • Siempre que sea necesario, retrasar la salida a celo tras el destete.
  • Como complemento durante la gestación temprana.
  • Para retrasar el momento del parto.
  • Como ayuda al problema que originan las lactaciones cortas.
  • Como prevención de la salida a celo en lactación.
  • Formación de las bandas de producción.

El altrenogest es un progestágeno oralmente activo que tiene una acción similar a la de la progesterona natural, es decir, impide que la hembra salga en celo, por lo que administrado de forma oral suprime el ciclo estral y elimina los signos de celo y la ovulación. Una vez que se suprime su administración, se reinicia la liberación de las hormonas naturales, la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) por parte del hipotálamo y, consecuentemente, la hormona foliculoestimulante (FSH) y la hormona luteinizante (LH) por parte de la hipófisis, y las hembras vuelven a salir en ciclo perfectamente sincronizadas. Normalmente, el celo se presenta 4 o 5 días después de la última aplicación del altrenogest.

Sincronización de celos en las hembras nulíparas

Este es el uso más habitual y conocido del altrenogest, la agrupación de los celos de un grupo de nulíparas en unas fechas concretas y previamente determinadas.

En el funcionamiento habitual de las granjas porcinas, las nulíparas deben estar listas para ser cubiertas en determinados momentos que obligatoriamente tienen que coincidir con las bandas de cubrición, sean semanales o de varias semanas. En otras ocasiones tenemos que lograr que el grupo de nulíparas esté preparado exactamente para una determinada fecha en la que se prevé una mayor eliminación de cerdas de desvieje, las cuales deben ser reemplazadas por hembras nuevas para no bajar la cuota de montas.

Según datos de Martinant Botté y Signoret, a la llegada de las hembras a la cuarentena o directamente a la granja, alrededor del 73 % de las hembras de reemplazo muestran celo por efecto del estrés y del agrupamiento.

Sin embargo, al siguiente ciclo, más del 85 % presentan un celo disperso distribuido a lo largo de todo un mes, por lo que no hay posibilidad de que se sincronicen y formen un grupo de cubrición de forma natural ya que no tienen una ciclicidad adecuada, dado que la duración del ciclo en cerdas nulíparas es muy variable y puede durar entre 17 y 25 días.

De forma general, y como objetivo de la granja, el 85 % de las nulíparas deben ser cubiertas de forma agrupada en un periodo de tiempo no superior a los 5 días. Si dejamos actuar libremente a la naturaleza, como hemos indicado, es prácticamente imposible el lograr este objetivo, por lo de debemos ayudarnos con herramientas externas, como lo es el uso del altrenogest.

El uso del altrenogest en las nulíparas varía ligeramente dependiendo de si conocemos o no la fecha del ciclo anterior ya que una de las premisas ineludibles para el buen funcionamiento del producto es que las hembras han debido ciclar previamente, es decir, han debido mostrar al menos un celo previo al inicio del tratamiento.

Para leer el artículo completo en la revista digital Repropig nº 12 haz clic en este enlace.

Para escuchar la versión podcast del artículo haz clic en este enlace.