MI CUENTA |   
¿Todavía no estás registrado?

Evaluación de los factores que influyen en el intervalo fin de tratamiento de altrenogest-estro (IAE) en diferentes granjas

El inicio de las primerizas en producción es un punto crítico de las granjas y que además nos llevará a conseguir los objetivos de parto de cada lote.


Puedes leer el artículo completo en la revista digital Repropig nº 12.

También puedes escuchar la versión podcast del artículo en este enlace.



M. Sebastián1, M. Gómez1, M. Jiménez2, M. Marcos2 y R. Menjón2
1CUARTE SL (Grupo Jorge)
2MSD Animal Health, Spain

La mayoría de las granjas industriales en España utilizan altrenogest para la sincronización de las nulíparas y todo esto nos hizo preguntarnos, ¿por qué los datos reproductivos de las primerizas son diferentes en las granjas de una misma empresa? ¿Se realizan correctamente las inseminaciones en estas cerditas? ¿Sabemos qué distribución de salidas en celo tienen estas nulíparas tras la sincronización? Para tratar de dar respuesta a estas cuestiones se decidió hacer este estudio, ya que las inseminaciones se realizarán dependiendo de cómo sea esta distribución de celos y su correcta detección.

Uso del altrenogest en nulíparas

¿Por qué se usa el altrenogest en las cerditas? Para tener el estro en un momento predecible y reducir la necesidad de una detección de estro intensiva en mano de obra. También para poder calcular el mejor momento para la inseminación (Steverink, 1999) y porque además es muy importante tener suficientes nulíparas cíclicas para alcanzar los objetivos de servicio y reducir el total de estas y abaratar costes.

Se puede lograr una sincronización adecuada del estro usando altrenogest administrado (5 ml, 20 mg) durante 18 días, ya que permite que las nulíparas entren en celo después de un periodo corto de tiempo (aproximadamente 4-8 días). En el momento en el que se interrumpe el tratamiento, las concentraciones de hormona luteinizante (LH) comienzan a aumentar, lo que promueve el crecimiento y la maduración folicular terminal que finalmente conduce al estro y la ovulación.

Concentración de hormonas en cerdas cicladas con altrenogest

Durante la fase luteal los niveles de progesterona son elevados (más de 25 ng/ml) y luego su concentración desciende rápidamente cuando se lisa el cuerpo lúteo; cuando administramos altrenogest mantenemos el eje hormonal bloqueado hasta que detenemos el tratamiento, momento en el que se iniciaría el ciclo nuevamente y tendremos altas concentraciones de estrógenos y LH (figura 1).

Figura 1. Concentración de hormonas en cerdas tratadas con altrenogest.Figura 1. Concentración de hormonas en cerdas tratadas con altrenogest.

El estro aparece aproximadamente en 5 días. Cuando queremos iniciar la sincronización en un grupo de cerditas lo que hacemos es empezar el tratamiento con altrenogest y mantenerlo durante 18 días, ya que como se observa en la figura 2 necesitamos que cuando se retire el producto todas las cerditas hayan terminado la fase luteal y se hayan lisado los cuerpos lúteos para que al desaparecer el altrenogest de la sangre se rompa ese bloqueo, se vuelva a iniciar la cascada hormonal y la liberación de LH y aparezca el estro en pocos días.

Figura 2. Sincronización de un grupo de cerditas con altrenogest.Figura 2. Sincronización de un grupo de cerditas con altrenogest.

Los celos en el grupo tratado aparecerán de una manera sincronizada dentro de una distribución que, como señalan algunos autores como Martinat-Botte (1985), el 75 % de las cerdas tratadas mostrarán estros a partir del día 5 y/o 6 tras la retirada de este tratamiento, y el 97 % lo mostraran entre el día 5-7 tras la retirada. En esta publicación podemos ver un ejemplo de distribución de salidas a celo tras finalizar el tratamiento con altrenogest en un grupo de 491 nulíparas (figura 3).

Figura 3. Distribución de salidas a celo tras finalizar el tratamiento con altrenogest en un grupo de 491 nulíparas.Figura 3. Distribución de salidas a celo tras finalizar el tratamiento con altrenogest en un grupo de 491 nulíparas.

Para leer el artículo completo en la revista digital Repropig nº 12 haz clic en este enlace.

Para escuchar la versión podcast del artículo haz clic en este enlace.