MI CUENTA | NEWSLETTER
PortalVeterinaria

Enfermedades emergentes y seguridad alimentaria, las claves de la profesión veterinaria del siglo XXI


Valentín Almansa de Lara, MAPA.Valentín Almansa de Lara, MAPA.

En el marco del Primer Congreso Nacional de la Profesión Veterinaria, continuamos hoy compartiendo nuestras impresiones sobre las conferencias plenarias impartidas, después de haber analizado ya la conferencia inaugural.

La primera de estas conferencias plenarias fue presentada por Valentín Almansa de Lara, Director General de Sanidad de la Producción Agraria del MAPA, quién habló sobre las implicaciones de las enfermedades emergentes para la sanidad animal. Comenzó sentando las bases sobre las consecuencias que una mala gestión de la sanidad animal puede tener, no solo para la rentabilidad de la explotación, sino para el comercio a nivel nacional e internacional. Resaltó la idea de entender los gastos en sanidad como una inversión, ejemplificada en el caso de la campaña de la lengua azul, que supone un desembolso adelantado de 14 millones pero permite mantenernos en una zona libre de cara a la exportación. No faltaron las referencias al riesgo sanitario mas inminente para la cabaña ganadera española, con la posible entrada de la PPA que tendría consecuencias desastrosas para el sector. 

Pasó a hablar de una de la bioseguridad como una herramienta clave en la prevención de enfermedades, a la que definió como "una forma de pensar y de gestionar en la explotación". Repasó la importancia de los vallados perimetrales y de la desinfección en los medios de transporte. También analizó la relevancia de la antibioresistencia en el control de la sanidad animal, apelando a la reducción y el uso racional de antibióticos. Anunció la próxima implantación de sanciones administrativas a este respecto, utilizando las bases de datos generadas por PRESVET para detectar posibles infracciones.

Terminó exhortando a los presentes a creer en sí mismos y hacerse valer como profesionales, sobre todo para conseguir una validación de la figura del veterinario privado de explotación, que por su alto conocimiento y valor de asesoramiento debe conseguir ser considerado también como una inversión para el sector ganadero.

Marta García Pérez, AESAN.Marta García Pérez, AESAN.

La segunda conferencia plenaria corrió a cargo de Marta García Pérez, directora ejecutiva de AESAN, quién analizó la importancia y futuro de la profesión veterinaria en la seguridad alimentaria y la nutrición. Comenzó repasando la historia de los veterinarios como garantes de la salud pública, y resaltó la inclusión de los veterinarios de ganadería en ley general de sanidad de 1986. Recordó a los asistentes la definición de seguridad alimentaria según al FAO, centrada en los conceptos de seguridad de abastecimiento, inocuidad y calidad nutricional. Enumeró entonces algunas de las crisis de seguridad alimentaria más graves en nuestro país, como las vacas locas y las dioxinas, para explicar como en el año 2000 se elaboró finalmente el libro blanco de la seguridad alimentaria. Esto supuso cambios importantes en la gestión de la seguridad alimentaria como: un planteamiento global de la granja al consumidor, la toma de decisiones apoyadas en la evidencia científica, la asignación de responsabilidades y la provisión de herramientas para el control.

García recordó que en la actualidad Europa es uno de los lugares más seguros con respecto a los alimentos según la OMS. Pero la nueva problemática de los países desarrollados, donde se come muy seguro, consiste en las dietas poco saludables. Se refirió al reciente informe The Lancet que estableció las dietas inapropiadas (elevado consumo de sal, carnes procesadas y carnes rojas) como primera causa de mortalidad en países como el nuestro. Por su parte, explicó como la AESAN impulsa políticas relevantes en el ámbito de la nutrición para paliar esta problemática: introducción del etiquetado nutricional frontal, límites en la publicidad de alimentos dirigidos a menores, mejoras en la alimentación en entornos escolares y públicos, observatorio de la nutrición y reformulación del plan de mejora de la composición de alimentos y bebidas (programado para 2020). 

Terminó su exposición enumerando los desafíos globales del futuro: alimentar a una población mundial creciente, eliminar la desnutrición, mejorar la dieta para evitar la obesidad, y disminuir el impacto ambiental de la producción de alimentos para un desarrollo biosostenible. Mencionó el reciente informe de la FAO sobre el negativo impacto del modelo agrícola actual sobre temas de relevancia como el cambio climático y sus peligros asociados: variación en la distribución geográfica de vectores, el riesgo creciente de las aflatoxias y las bacterias patógenas, o el impacto en los ecosistemas marinos (algas tóxicas y mercurio). También hizo un llamamiento sobre la necesidad de flexibilizar la normativa de higiene en el caso de la producción agroalimentaria rural en la "España vaciada", basada en pequeñas explotaciones con productos locales, tan necesaria para fijar la población en dicho medio rural.

Mas noticias

Tecnología de impresión 3D para cirugías de la columna vertebral

Asoprovac celebra una jornada técnica para implementar la bioseguridad en producción de vacuno

La producción de radicales libres aumenta en los gatos hipertiroideos

Diagnóstico diferencial de masas esplénicas en función del tamaño de la raza

Ceva anuncia el lanzamiento de Forceris

Noticias de interés

EVENTOS