MI CUENTA |   
¿Todavía no estás registrado?

Cómo prevenir los riesgos por ingestión de desechos metálicos en vacas

Procedentes principalmente de actividades vinculadas a la explotación, su presencia en el estómago de los animales tiene consecuencias sobre su salud y bienestar.


La ingestión de cuerpos extraños, especialmente los de metal, que se encuentran mezclados accidentalmente en el pienso de los animales supone un peligro real para el ganado. Es una advertencia de la asociación francesa en defensa del medioambiente Robin des Bois, que señalaba que estos cuerpos pueden provocar daños en los órganos internos, que en los casos más graves pueden provocar la muerte de los animales.

Ante esta situación, la Agencia Francesa para la Alimentación, Medio Ambiente y Salud y Seguridad Ocupacional (ANSES) se puso manos a la obra, y ahora acaba de publicar un informe pericial en el que se evalúa la magnitud del fenómeno. En él recomienda medidas preventivas para limitar el riesgo de ingestión de fragmentos metálicos por las vacas y destaca que la administración de imanes es un medio eficaz para evitar lesiones.

Entre el 7 y el 20 % del ganado vacuno

Sobre la base de los datos recopilados en mataderos, durante las autopsias y en las granjas, así como en los datos de la literatura científica, el grupo de trabajo de ANSES estimó que al menos entre el 7 y el 20 % de los bovinos estaban afectados por la ingestión de cuerpos extraños metálicos en Francia. Con una cabaña de más de 10 millones de cabezas de ganado, esta estimación da una idea de la magnitud del problema.

Procedentes principalmente de actividades vinculadas a la explotación, la presencia de estos cuerpos extraños en el estómago de las vacas tiene consecuencias muy variables sobre su salud y bienestar, como causa de dolor y lesiones graves. Así, cada año aproximadamente 30.000 canales quedan total o parcialmente excluidas del consumo cuando los animales llegan al matadero debido a la presencia de lesiones ligadas a la ingestión de estos cuerpos extraños.

Además, los cuerpos extraños y las lesiones asociadas provocan la muerte de aproximadamente 29.000 bovinos al año en las granjas, sin posible recuperación. La suma de estas cifras representa aproximadamente el 0,6 % de la población bovina francesa . 

Alambres y clavos en su mayoría

La mayoría de los cuerpos extraños que se encuentran en el vientre de las vacas son alambres de pocos centímetros y en menor medida clavos. Su origen más probable está ligado a las actividades del entorno de la explotación: estructuras metálicas de neumáticos usados, utilizados para sujetar las lonas que cubren el forraje (ensilaje), extremos de vallas posiblemente arrancados durante el corte de setos, residuos de construcción, etc.

“Se trata de todos los tipos de explotaciones, tanto en el interior como en el exterior, pero contrariamente a lo que se podría pensar, las vacas que viven en el interior parecen estar más expuestas que las que pastan al aire libre”, señala Charlotte Dunoyer, jefa de la Unidad de Evaluación de Riesgos para la Salud, la Alimentación y el Bienestar Animal.

El suministro de forrajes desde el exterior con el uso de maquinarias tiene el efecto de “concentrar” las piezas de metal en el alimento distribuido, frente a una situación en la que los animales pasan más tiempo en el pasto. Por ejemplo, es posible que los trozos de cerca que hayan caído al suelo se recojan al mismo tiempo que la hierba cortada, o que caigan cables de neumáticos usados en el ensilado. 

El primer paso para prevenir el daño por ingestión de cuerpos extraños es actuar en la fuente. Los expertos han recomendado medidas para evitar la presencia de piezas de metal en el entorno de las vacas. Por ejemplo, dejar de utilizar neumáticos usados para cubrir forrajes o equipar equipos agrícolas utilizados para alimentar un electroimán, con el fin de atrapar objetos ferromagnéticos. También se debe prestar especial atención durante el mantenimiento de vallas y setos, así como en los sitios alrededor de las granjas, para no dejar piezas de metal en el olvido. 

El uso de imanes para prevenir lesiones graves

 Para combatir la aparición de lesiones graves, los ganaderos suelen utilizar imanes de unos centímetros que se colocan en el estómago de las vacas por vía oral. Al atraer y atrapar los desechos metálicos se evita que causen daño al desplazarse a órganos frágiles como el corazón o el diafragma. La eficacia de estos dispositivos está probada. Los estudios realizados en granjas lecheras en Quebec han demostrado que los animales equipados con un imán tienen la mitad de riesgo de ser diagnosticados con una patología relacionada con la presencia de cuerpos extraños que sus contrapartes que no lo han recibido.

La aplicación del imán presenta un riesgo extremadamente bajo para el bienestar del animal: los datos bibliográficos indican que los traumas relacionados con la administración de un imán por vía oral son raros. En términos de salud pública y salud animal, “el riesgo de que el imán se disuelva parece ser insignificante durante la vida de la vaca”, indica Nibangue Lare, coordinador de la experiencia.

No obstante, el grupo de trabajo consideró el peor de los casos. Incluso si el imán se degrada en un año, el contenido de sus elementos constituyentes no plantearía un problema para la salud de los animales o de los humanos que consumen los productos animales.

Los expertos recomiendan recurrir a un imán en cuanto perciban los primeros síntomas para evitar el desarrollo de trastornos graves y según el riesgo de ingestión de objetos metálicos por animales. Se puede valorar su uso en particular si otros animales del grupo ya han tenido problemas relacionados con la ingestión de cuerpos extraños o si la granja está ubicada en un lugar de riesgo, como antiguas zonas de conflicto o los antiguos terrenos militares.

En definitiva, limitar los riesgos asociados a la ingestión de cuerpos extraños implica la prevención, primero del riesgo de ingestión y luego de sus consecuencias.

Mas noticias

Eventos Agenda

18 Mayo 2022

18/05/2022

V Jornada técnica Aveporcyl

Productos Animales de compañía

17 Mayo 2022

17/05/2022

Novedad editorial: Withrow y Macewen. Oncología clínica de pequeños animales, 6.ª ed.

Actualidad Actualidad Veterinaria

17 Mayo 2022

17/05/2022

Barcelona abre un foro de debate sobre el bienestar animal

Actualidad Animales de compañía

17 Mayo 2022

17/05/2022

La dirofilariosis canina se consolida en España y se describe por primera vez en nuevas zonas como el País Vasco

Empresas Equino

17 Mayo 2022

17/05/2022

Curso básico teórico-práctico de Odontología Equina

 
 

CURSOS

 
 

EVENTOS