MI CUENTA |   
¿Todavía no estás registrado?

La ciudadanía no culpa a la ganadería del cambio climático, según una encuesta

El coste de la vida y mantener el acceso a proteínas de origen animal de bajo coste y alta calidad son las mayores preocupaciones para los consumidores de los mercados consultados.


Desde la plataforma Somos Ganadería se han hecho eco de un estudio publicado el pasado año, que revela “una visión menos sesgada hacia el sector ganadero que la mostrada por los titulares habituales de los medios”. En el estudio se muestra que los ciudadanos de Brasil, Francia, Alemania, el Reino Unido y los Estados Unidos no consideran que la carne producida industrialmente sea un factor clave que contribuya al cambio climático. Según una encuesta global de Northstar Research, encargada por la ONG de alimentación sostenible Madre Brava, los ciudadanos no culpan falsamente a la ganadería y la producción de carne como la principal causa de las emisiones de gases de efecto invernadero, contrariamente a lo esperado.

Somos Ganadería indica que, a pesar de que los activistas denuncian persistentemente la ganadería en los medios de comunicación como el enemigo número uno del clima, la población de los países encuestados no cae en la percepción de que la ganadería es el principal factor que contribuye al cambio climático. Por el contrario, los datos revelan que la ganadería contribuye solo al 14,5 % de las emisiones globales de GEI, mientras que los sectores de la industria, el transporte y la energía representan más del 80 %, la inmensa mayoría.

“Sin embargo”, comentan también, “los datos muestran que los ciudadanos tienen la percepción correcta de la realidad, ya que la producción industrial de carne tiene una huella menor que los automóviles y los aviones. Este es un resultado inesperado, dadas las narrativas ‘verdes’ y ‘animalistas’ de que la agricultura es el peor contaminante”.

Encuesta a más de 7.000 personas de los cinco principales mercados cárnicos

Según los resultados de la investigación, en la que se encuestó a más de 7.000 adultos en los cinco principales mercados cárnicos, los mayores contribuyentes al calentamiento global son la deforestación, los combustibles fósiles, como el petróleo, el gas y el carbón, el uso excesivo del plástico, los automóviles, la fabricación de productos químicos, la superpoblación, los aviones y la aviación; y también, el consumo excesivo de bienes, residuos electrónicos y edificios energéticamente ineficientes. La carne producida industrialmente solo está en la posición 11, lo que denota una conciencia precisa de cómo son las cosas.

La encuesta también mostró que el consumo de carne es alto en cada mercado; 3 de cada 4 personas comen carne, siendo Estados Unidos y Brasil los que más consumen por persona. El 34 % de las personas no quiere reducir el consumo de carne porque es necesaria para la salud gracias a sus nutrientes esenciales, mientras que el 32 % piensa que es una parte agradable de su dieta. Otro 17 % de las personas son reacias a reducir el consumo de carne debido a su amplia disponibilidad y conveniencia, mientras que el 16 % piensa que es natural, ya que los humanos la han estado comiendo desde siempre.

La investigación también muestra que el consumo regular de proteínas alternativas es bajo, y se recuerda que alguien ya ha definido los malos resultados de ventas de origen vegetal como “el mayor fracaso en la historia de la industria alimentaria”. Las principales barreras citadas fueron que los productos alternativos no saben tan bien como la carne, seguido del hecho de que están muy procesados y no se consideran “naturales”. En tercer lugar, estas “alternativas” son demasiado caras y carecen del mismo valor nutricional que la carne.

En resumen, los consumidores de los mercados incluidos en la muestra están más preocupados por el coste de la vida y por mantener el acceso a proteínas de origen animal de bajo coste y alta calidad. Los datos mostraron que la seguridad financiera y la salud personal son las principales preocupaciones de los ciudadanos a la hora de considerar sus dietas, más que la protección del medio ambiente o el bienestar animal.

Los resultados de esta encuesta, apunta Somos Ganadería, deberían hacer reflexionar "sobre cómo dirigir las políticas futuras, al tiempo que nos ayudan a comprender que es importante continuar comunicando hechos claros basados en la ciencia para ayudar a los consumidores a ser más conscientes de que la ganadería puede ser parte de la solución con sus prácticas agroecológicas y regenerativas, para proporcionar alimentos de origen animal ricos en nutrientes asequibles para todos".

Mas noticias

Actualidad Salud pública

16 Abril 2024

16/04/2024

Tres días para trasladar a la sociedad el debate sobre la salud pública veterinaria

Actualidad Animales de compañía

16 Abril 2024

16/04/2024

La Xunta de Galicia apoyará la adopción de animales aportando hasta 150 euros para los primeros gastos veterinarios

Artículos Rumiantes

16 Abril 2024

16/04/2024

Repercusión de las altas temperaturas y los largos trayectos en el transporte de ganado de lidia

Productos Animales de compañía

16 Abril 2024

16/04/2024

Felimazole, ahora disponible como solución oral

Empresas Rumiantes

16 Abril 2024

16/04/2024

El presidente de la diputación de León y Dingonatura entregan los Premios Aventura Trashumante 2024

 
 

CURSOS

 
 

EVENTOS