MI CUENTA |

Las alertas alimentarias se suman a la devastación del fuego en Australia


Imagen: Twitter.Imagen: Twitter.

La devastadora ola de incendios que asola Australia está dejando un desolador saldo de víctimas. Las pérdidas humanas superan ya los 25 fallecidos, pero en el caso de los animales los datos son todavía más sobrecogedores, con cifras que alcanzan los 500 millones de animales muertos por el fuego.

Emergencia animal

La emergencia animal está siendo tan grave que el ministro de medio ambiente de Nueva Gales del Sur anunció la puesta en marcha de la Operación Rock Wallaby, en la que han arrojado desde helicópteros toneladas de comida, principalmente zanahorias y batatas, para que los animales de la zona afectada por los fuegos tengan algo de alimento.

Brote de Salmonella

Pero a esta preocupante situación en Australia se le suman otras consecuencias negativas que el fuego está provocando. Recientemente, las autoridades sanitarias australianas hicieron pública una alerta de seguridad alimentaria ante un brote de Salmonella en Nueva Gales del Sur que podría haber estado provocado por la influencia de los incendios. La intoxicación alimentaria tiene su origen en un producto de comida congelada que se descongeló de forma incorrecta.

Consejos de seguridad alimentaria durante casos de incendio

En este sentido, el Consejo de Información de Seguridad Alimentaria de Australia (FSIC, por sus siglas en inglés) ha difundido algunos consejos para los consumidores en caso de incendios forestales y cortes de energía debido a la situación que se vive actualmente en Australia.

La directora de comunicación del FSIC, Lydia Buchtmann, explicó que “uno de los peligros de un incendio puede ser el humo tóxico que produce la combustión de materiales. Los productos químicos utilizados para combatir el fuego también pueden contener materiales tóxicos. El calor de un incendio puede hacer que las bacterias en los alimentos se multipliquen”.

“Si se va la luz, los alimentos permanecerán seguros en su refrigerador por dos horas. Si han pasado más de cuatro horas, se debe tirar la comida”, afirma Lydia Buchtmann. “La mejor opción es mantener los alimentos refrigerados lo más fríos posible sin abrir la puerta, a menos que sea necesario retirar los alimentos para comer o verificar la temperatura después de dos horas o introducir más alimentos en el congelador”.

Otro de los consejos de la FSIC es tirar la comida que se estaba cocinando si falla la energía eléctrica y la cocción no se puede completar adecuadamente en el plazo de dos horas. Si la comida ya está completamente cocinada, debe comerse en dos horas o desecharse.

La Salmonella no se desarrolla en comidas congeladas, pero puede sobrevivir a la temperatura de congelación. Si la comida se descongela incorrectamente, como a temperatura ambiente, la bacteria tendrá la oportunidad de crecer, y si no se calienta completamente a más de 75 grados no muere.

Mas noticias

Actualidad Animales de compañia

10 Julio 2020

10/07/2020

Alopecia psicógena en un gato

Animales de producción. Boletín 9

Animales de compañía. Boletín 8

Actualidad Equino

10 Julio 2020

10/07/2020

Mejorar el bienestar de los caballos de carreras retirados

Actualidad Porcino

10 Julio 2020

10/07/2020

Alemania modificará su legislación para construir una valla permanente contra la PPA procedente de jabalíes de Polonia

Noticias de interés

EVENTOS