MI CUENTA |

“Los veterinarios militares hemos tenido un largo aprendizaje de treinta años de presencia y actuación en todo tipo de situaciones complejas”


Carlos Agudo Mayorga. General de Brigada CMS Veterinario. Subinspector General de Apoyo Veterinario. Inspección General de Sanidad.Carlos Agudo Mayorga. General de Brigada CMS Veterinario. Subinspector General de Apoyo Veterinario. Inspección General de Sanidad.

Esta entrevista al General de Brigada Veterinario Carlos Agudo Mayorga aparece en el número 3 (junio 2020) de la revista Hygia, que puedes leer aquí. 


La Veterinaria Militar forma parte del Cuerpo Militar de Sanidad de las Fuerzas Armadas. ¿Podría indicar cuáles son sus principales funciones?

Veterinaria es una de las especialidades fundamentales que conforman el Cuerpo Militar de Sanidad, junto con medicina, farmacia, odontología, psicología y enfermería. Ejerce sus funciones en todo el ámbito del Ministerio de Defensa: Armada, Ejército de Tierra, Ejército del Aire, Órgano Central y otras estructuras. 

Sus amplias funciones están vinculadas a la salud pública y la prevención de la enfermedad en las áreas de seguridad alimentaria y nutrición, sanidad ambiental, mediante el control de plagas y vectores, y la calidad de aire. De igual manera, y es el origen de nuestra profesión, en la clínica de especies animales de interés para las Fuerzas Armadas (fundamentalmente ganado equino y perros) y la selección genética y reproducción de estas.

¿Existe algún tipo de especialización de los veterinarios en las Fuerzas Armadas?

Sí, en la actualidad hay reconocidas y reguladas cuatro diplomaturas, que son especialidades complementarias, dentro de la fundamental de veterinaria: Seguridad alimentaria y Salud pública, Microbiología y Sanidad ambiental, Cirugía y Genética y reproducción. Tienen una duración de tres años, se accede por oposición y permiten, mediante una formación curricular reglada, tener un perfil de expertos y analistas en cada una de las áreas fundamentales de actuación de nuestra profesión, en el ámbito de las Fuerzas Armadas. 

No obstante, la formación integral básica, para hacer frente a los cometidos que desarrolla el Oficial Veterinario, la adquieren una vez aprobada la oposición y con el grado de Alféreces, en la Academia Central de la Defensa. Posteriormente se complementa mediante una formación continuada que incluye un diploma en Operaciones, y cursos sobre Inspección de instalaciones de riesgo en legionelosis, o actualización en seguridad alimentaria.

También vamos a iniciar formación en entomología clínica, de especial importancia para la protección de la salud de los contingentes desplegados con amplia dispersión geográfica de las operaciones y misiones en las que España y sus Fuerzas Armadas están comprometidas. Además hemos suscrito un acuerdo de colaboración con el Ministerio de Sanidad a través del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias (CECAES) para el desarrollo y elaboración del mapa entomológico nacional. 

Personalmente considero que la profesión tiene una asignatura pendiente desde hace tiempo, el acceso a especialidades del Sistema Nacional de Salud. Cuesta entender por qué a Análisis Clínico o Microbiología y Parasitología pueden optar además de titulados en Medicina, los titulados en Farmacia, Ciencias Químicas o Biológicas y a los veterinarios se nos limite el acceso con una formación académica que contempla en su estructura troncal, asignaturas de química, bioquímica, microbiología, parasitología, enfermedades infecciosas y enfermedades parasitarias, entre otras. Podríamos hablar de otros campos pluridisciplinares de la sanidad como salud pública, epidemiología, etc. donde considero que tendríamos también cabida.

Los veterinarios militares tienen un conocimiento de primera mano de las actuaciones ante emergencias sanitarias por desastres naturales, catástrofes o situaciones derivadas de conflictos bélicos, y son un referente en la elaboración de planes de saneamiento y protección de la salud de poblaciones. ¿A qué se debe que el concepto One Health esté tan vinculado a la veterinaria militar desde sus orígenes? 

La necesidad detectada de equipos sanitarios multidisciplinares nos ha permitido interiorizar más rápidamente el concepto OMS de One Health. Cuando despliega un contingente militar, y con mayor razón fuera de territorio nacional, a la importante labor facultativa asistencial de médicos y personal de enfermería, hay que añadir obligatoriamente todos los demás aspectos sanitarios que determinan la protección de la salud y calidad de vida. Entre estos, análisis laboratoriales, logística y control de medicamentos, atención psicológica y odontológica y por supuesto los relacionados directamente con nuestra profesión: seguridad alimentaria y nutricional, prevención de enfermedades transmitidas por vectores, control de plagas, calidad del aire, atención clínica de equipos cinológicos, y un largo etc. Además, con frecuencia, todo este conjunto de actuaciones ha habido que aplicarlo en la ayuda humanitaria sobre población civil, donde creo que España siempre ha tenido una gran sensibilidad y respeto desarrollando una labor muy meritoria y reconocida. 

Hemos tenido un largo aprendizaje de treinta años de presencia y actuación en todo tipo de situaciones complejas. 

Quizá sea por ello por lo que en esta terrible pandemia que nos está tocando vivir, además del claro concepto de servicio a la ciudadanía, la capacidad de reacción y activación de las Fuerzas Armadas haya sido algo más ágil y rápida que en otras organizaciones o colectivos de nuestra sociedad. 

¿Qué papel está asumiendo la veterinaria militar en la crisis desatada por la COVID-19?

Estamos muy implicados en la Operación Balmis. Fundamentalmente en el asesoramiento y dirección técnica de los equipos de desinfección, y en aquello relacionado con la seguridad alimentaria. 

Además, el Centro Militar de Veterinaria de la Defensa, nuestro buque insignia, ha puesto en tiempo récord todo su personal y capacidades en biología molecular a disposición de la Inspección General de Sanidad. 

Se ha validado el laboratorio con el Instituto Carlos III, para la realización de técnicas de diagnóstico de la COVID-19 por PCR y actualmente está trabajando a pleno rendimiento. Estamos orgullosos de nuestra contribución.

¿Cuántos veterinarios militares hay actualmente en activo? 

Somos una plantilla actualmente de ciento treinta y una, mujeres y hombres, distribuidos entre los ejércitos, armada, órgano central, Cría Caballar, Guardia Real, UME, INTA y Guardia Civil. A esta cifra podríamos añadir los cinco alféreces alumnos que en unos meses recibirán sus despachos. 

¿Cómo se accede a la Veterinaria Militar? 

Mediante oposición y concurso de méritos, como la mayoría del acceso a la administración del estado de los técnicos superiores encuadrados en el grupo A. 

La convocatoria es anual y el número de plazas variable según necesidades a cubrir. En las últimas convocatorias la media de plazas de acceso directo ha sido de tres y dos más para promoción interna de titulados en veterinaria pertenecientes a la escala de complemento o militares de empleo de tropa y marinería.

Mas noticias

Articulos Animales de compañia

30 Julio 2020

30/07/2020

Nuevo protocolo quimioterapéutico para el linfoma multicéntrico o mediastínico felino de alto grado

Empresas Animales de compañia

30 Julio 2020

30/07/2020

Calier dona 50 ordenadores para apoyar la formación de jóvenes durante el curso 2020-2021

Empresas Animales de compañia

30 Julio 2020

30/07/2020

Grupo Zendal convoca la II edición de los Internacional Zendal Awards

Empresas Animales de compañia

30 Julio 2020

30/07/2020

El Vet Symposium 2020 de Royal Canin tendrá formato de streaming

Actualidad Porcino

30 Julio 2020

30/07/2020

Desarrollan un nuevo método que detecta más fácilmente el virus de la PPA

Noticias de interés

EVENTOS