MI CUENTA |

Los veterinarios denuncian que la salud pública es “la Cenicienta, la hermana pobre de la sanidad”


“La Salud Pública es la Cenicienta, la hermana pobre de la sanidad. Su maldición es que cuando funciona bien ‘no pasa nada’, ‘no se ve nada’. Sólo es visible cuando fracasa, como en la actualidad con el COVID 19”. El presidente del Sindicato Veterinario Profesional de Asturias (Sivepa) José Fernández Romojaro pone de este modo en situación la reivindicación que elevan desde el sindicato para que se integre plenamente dentro del Sistema Nacional de Salud.

Para ello, pone como ejemplo el caso asturiano, donde se ha anunciado una profunda reforma de la administración en lo que afecta a la Dirección General de Salud Pública para reforzar sus servicios ante la posibilidad de futuras pandemias.

La salud pública, recuerda Fernández Romojaro, “de forma sistemática se ha mantenido aislada del resto del Sistema Nacional de Salud, y eso pese a que las leyes de sanidad estatales prevén que esté plenamente integrada dentro del mismo, por ejemplo, en Asturias debería estar hace tiempo dentro de la estructura del SESPA (Servicio de Salud del Principado de Asturias)”.

Mantenerla separada, prosigue el presidente de Sivepa, “ha permitido fragmentarla y dejarla apartada de los presupuestos del Sistema de salud, y así invertir en ella poco o nada, probablemente en gran parte porque la inversión invisible no es rentable electoralmente. La hemos ido poco a poco dividiendo, matando de inanición y aislándola de la parte asistencial”.

Para José Fernández Romojaro esto es un gravísimo error “que nos ha estallado en las narices con el SARS CoV-2 y que Sivepa ya venía advirtiendo a los poderes públicos y sociales reiteradamente los últimos años”. Durante esta crisis, añade, se ha visto cómo la salud pública era una estructura gravemente debilitada y se han manifestado las disfunciones generadas por su falta de integración con la parte asistencial.

El caso extremeño

En comunidades como Extremadura, apunta Fernández Romojaro, en que los veterinarios de salud pública pertenecen a su Sistema de Salud y están integrados en las estructuras de Atención Primaria de la comunidad, fueron aprovechados plenamente desde el primer día, estableciendo fuertes medidas de bioseguridad en los sensibles geriátricos y residencias de mayores antes que nadie, asesorando y controlando medidas sanitarias en supermercados y negocios similares, que tan abandonados se sentían en los primeros momentos de confinamiento, e incluso haciendo labores de epidemiovigilancia, entre otras muchas cosas.

Por el contrario, en comunidades como el Principado de Asturias o Castilla y León, en que los médicos veterinarios no están integrados en sus sistemas de salud, ocurrieron graves disfunciones en su utilización, incluso mandándolos a casa cuando más falta le hacían a la sociedad.

Una ausencia que no es para nada irrelevante

“Esto no es para nada irrelevante, ya que los médicos veterinarios son los sanitarios más numerosos de la Dirección General de Salud Pública, son los que luchan a pie de calle por la seguridad ambiental y alimentaria, sobre todo contra las zoonosis. Inspeccionan, entre otras actividades, negocios y empresas, detectando, denunciando y corrigiendo debilidades sanitarias y velando por la salud de la población”, reivindica el presidente de Sivepa.

“Pero además, para mayor descoordinación y confusión, otro nutrido grupo de veterinarios con funciones de Salud Pública cuelga orgánicamente de consejerías diferentes a la de Salud. Son los que luchan contra las zoonosis en el animal vivo, en el medio ambiente y en la producción de alimentos. Así, esta división e infrautilización de la Veterinaria de Salud Pública (Art. 8.2 Ley 14/86 General de Sanidad) es muy perjudicial para el funcionamiento adecuado del Sistema Sanitario por las disfunciones y conflictos de intereses que genera”, añade.

Por ello, desde Sivepa consideran que la reforma de la salud pública asturiana “es una gran oportunidad para corregir estas graves carencias de la Salud Pública, y los médicos veterinarios deben participar en ella, ya que son el sanitario que más peso tiene en la actual estructura de Salud Pública. Nuestra participación facilitará que se pueda hacer más y mejor con los mismos recursos o que, si se aumentan los recursos como se debiera, esta inversión se rentabilice mucho más. Somos los que sabemos por dónde falla el sistema ya que formamos parte fundamental de él”.

Mas noticias

Actualidad Animales de compañia

22 Octubre 2021

22/10/2021

Manejo del estrés en perros y gatos a través de la nutrición

Actualidad Salud pública

22 Octubre 2021

22/10/2021

La nueva Red Nacional de Vigilancia en Salud Pública mejorará la comunicación sobre resistencias antibacterianas

Actualidad Rumiantes

22 Octubre 2021

22/10/2021

Las investigaciones confirman que los animales de producción no transmiten el coronavirus

Actualidad Actualidad Veterinaria

22 Octubre 2021

22/10/2021

El Colegio de Veterinarios de Badajoz aporta 1.000 euros para La Palma y abre una cuenta de donaciones particulares

Actualidad Actualidad Veterinaria

22 Octubre 2021

22/10/2021

La sanidad animal ha estado a la altura del reto de enfrentarse a la pandemia

EVENTOS