MI CUENTA |

Sanidad apunta que el riesgo por el virus del Nilo occidental en las zonas donde se han detectado focos es “moderado”

La aparición del linaje 2 del virus en Cataluña en principio no incrementa el peligro, aunque es importante reforzar la vigilancia para valorar correctamente su impacto.


El riesgo por el virus del Nilo occidental (VNO) es moderado en las zonas donde en esta temporada o en las previas se han detectado focos equinos, aves o mosquitos infectados o casos humanos, teniendo en cuenta la probabilidad de transmisión y el impacto de la enfermedad. Es una de las conclusiones de la más reciente evaluación rápida de riesgo publicada por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, que puede consultarse íntegramente en este enlace

En el documento se recuerda en agosto de 2021 se han detectado los tres primeros casos humanos del virus del Nilo occidental de la temporada en la misma zona donde se detectaron el mayor número de casos la temporada 2020. Además, se han detectado cuatro focos equinos en municipios cercanos y mosquitos infectados con VNO en las marismas del Guadalquivir. Por último, se ha detectado en Tarragona la presencia de VNO linaje 2 en mosquitos.

En las áreas afectadas por el brote en la temporada anterior, donde hay una amplia densidad del vector, se han puesto en marcha medidas de salud pública dirigidas al control vectorial, aunque se espera que el número de casos humanos esta temporada será menor que la temporada anterior.

La presencia de VNO de linaje 2 en principio no incrementa el riesgo respecto al linaje 1, aunque es importante reforzar la vigilancia para poder valorar correctamente el impacto.

Cuatro focos en equinos

Desde el inicio de la temporada 2021 se han declarado cuatro focos en equinos. El 1 de julio se declaró el primero en Tarifa (Cádiz) por la detección de seroconversión en muestreo de junio en un équido centinela incluido en el programa nacional de vigilancia. Los tres siguientes se han declarado el 17 y 30 de agosto: un foco en Gibraleón (Huelva) y dos focos en Aznalcázar (Sevilla), por vigilancia pasiva ante la aparición y comunicación de signos clínicos compatibles con la enfermedad seguido de la confirmación en el Laboratorio Nacional de Referencia de Algete.

Se dispone también de datos de un proyecto de investigación realizado por la Estación Biológica de Doñana en esta temporada que ha permitido realizar una vigilancia del virus en tres especies de mosquitos del genero Culex. Desde mediados de julio se detectó un importante aumento en la densidad de Culex perexiguus tanto en el entorno como en el interior de núcleo urbano de Puebla del Rio. El 27 de julio el CNM confirmó la presencia de VNO en dos lotes de Culex perexiguus, capturados el 16 de julio, en la Cañada de los Pájaros (Puebla del Río). Desde entonces se ha identificado VNO en 38 lotes de mosquitos, confirmándose la circulación del virus en zonas amplias en el entorno del arrozal del Bajo Guadalquivir, así como en zonas periurbanas y urbanas de las localidades de Puebla del Río, Coria del Río y Palomares.

Por otra parte, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) informó el 23 de agosto de la detección de VNO por parte de las autoridades de Cataluña en mosquitos recogidos en una trampa colocada en una explotación equina del municipio de Riudoms (Tarragona). Este virus ha sido clasificado por el Laboratorio Central de Veterinaria de Algete como linaje 2. En esta misma explotación, el año pasado se declaró uno de los focos en équidos. La trampa se colocó dentro del marco del componente de vigilancia entomológico del programa de vigilancia de la fiebre del Nilo Occidental.

Se ponen en marcha actuaciones de salud pública

Tras la primera detección de VNO en mosquito Culex, y el aumento de densidad de mosquitos en el entorno del arrozal del Bajo Guadalquivir, así como en las áreas periurbanas y urbanas de Puebla  del Río, Coria del Río y Palomares, se iniciaron actuaciones de salud pública coordinadas entre la Junta de Andalucía, los municipios implicados y la Estación Biológica de Doñana. Las actuaciones realizadas en las áreas afectadas comprenden el control vectorial, la comunicación a los profesionales sanitarios para aumentar su nivel de sospecha de la enfermedad y a la población para que se protejan de las picaduras de mosquitos. Además, se han realizado actuaciones a nivel autonómico de refuerzo de la vigilancia para intensificar la detección de casos humanos.

Del mismo modo, a partir de la detección del primer caso humano se activaron los mecanismos para garantizar la seguridad de las donaciones de las sustancias de origen humano (sangre y componentes sanguíneos, órganos, células y tejidos), se tomaron medidas de acuerdo a lo dispuesto por el Comité Científico para la Seguridad Transfusional, la Organización Nacional de Trasplantes y la Directiva de la Comisión Europea 2014/110/UE (5,6).

El abordaje de un evento de importancia para la salud pública requiere la realización  de actuaciones coordinadas a nivel multisectorial, que impliquen tanto a los responsables de salud humana, como animal y medioambiente. En este sentido, hay una constante comunicación entre el nivel central y el autonómico, que permite la adecuada gestión de la alerta, dada la implicación para otras comunidades autónomas y a nivel internacional.

Evaluación del riesgo para España

Los datos sobre actividad vectorial al inicio de esta temporada 2021 han sido similares en las zonas más afectadas en la temporada 2020, a los que se observaban en las mismas fechas en esas zonas. Estas observaciones motivaron una alerta ante el riesgo de transmisión del virus a la población, y la realización de actividades de control vectorial y alerta a la población, que se adoptaron precozmente. Es de esperar que estas medidas contribuyan a la reducción de la transmisión del VNO en esta temporada.

La presencia del linaje 2 en algunas zonas geográficas de nuestro país, en principio no incrementa el riesgo respecto a la transmisión ni impacto producido por el VNO de linaje 1, aunque habrá que observar su impacto en este año y los venideros.

El riesgo de transmisión en conjunto, teniendo en cuenta la probabilidad de transmisión y el impacto de la enfermedad, se considera moderado en las zonas donde en esta temporada o en las previas se han detectado équidos, aves o mosquitos infectados y/o casos humanos. Dado que las actividades de control vectorial se han intensificado y la respuesta se ha activado de forma precoz, se espera que el número de casos en las áreas más afectadas la temporada anterior sea menor esta temporada.

En otros territorios donde no se ha detectado nunca VNO en caballos, aves o mosquitos, el riesgo se considera menor, aunque es previsible que el virus siga circulando y se pueda expandir hacia nuevos territorios. El mosquito vector del género Culex está ampliamente distribuido, lo  que podría facilitar esta expansión.

En los meses de baja actividad del vector (diciembre a marzo), en toda España, el riesgo se considera muy bajo.

Recomendaciones para la prevención y control del virus

Por último, el documento elaborado por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad adjunta las siguientes recomendaciones para prevenir y controlar los riesgos del virus del Nilo occidental:

  • Elaborar un plan nacional conjunto desde la salud humana y animal para asegurar una acción integral y multisectorial basada en el concepto One Health.
  • Reforzar la vigilancia epidemiológica y sistemas de alerta temprana en humanos asegurando  la vigilancia activa de casos de meningo-encefalitis linfocitaria en personas con residencia o estancia en las zonas de mayor riesgo, tal como se establece en el protocolo de la RENAVE. Para ello, es importante informar al sistema sanitario para que los clínicos aumenten su capacidad de sospecha.
  • Reforzar las actividades de vigilancia pasiva y activa del virus del Nilo occidental en caballos y aves. Identificar las áreas/hábitats con abundante presencia de vectores competentes y reforzar la vigilancia entomológica y ambiental del mosquito Culex en las zonas consideradas de riesgo.
  • Realizar actividades de control vectorial de forma periódica al inicio de cada temporada, actuando sobre los estados larvarios. A nivel municipal se deben realizar actividades para evitar la reproducción de mosquitos en las infraestructuras urbanas como las fuentes y jardines públicos y los imbornales, que deben ser revisados y tratados con larvicidas. Valorar  la necesidad de tratamientos adulticidas en periodos de transmisión.
  • Realizar estudios virológicos para determinar si existen cambios en las características del virus del Nilo occidental que condicionen una mayor virulencia o transmisibilidad.
  • Informar a la población de los territorios donde hay circulación del virus conocida, sobre las medidas de control vectorial peri doméstico y las medidas de protección individual.
  • Ante la detección de casos humanos, aplicar las medidas preventivas establecidas por el Comité Científico para la Seguridad Transfusional (CCST), para garantizar la seguridad de la sangre y los componentes sanguíneos y aplicar medidas de seguridad en órganos, células o tejidos.

Mas noticias

Empresas Animales de compañia

16 Septiembre 2021

16/09/2021

El Vet Symposium 2021 de Royal Canin conecta a los profesionales con el futuro de la medicina veterinaria

Articulos Animales de compañia

16 Septiembre 2021

16/09/2021

Boehringer Ingelheim une One Health y gatos en la presentación de NexGard® COMBO

Actualidad Animales de compañia

16 Septiembre 2021

16/09/2021

El 70 por ciento de las llamadas fuera de horario a los centros veterinarios no eran realmente urgencias, según una encuesta

Actualidad Avicultura

16 Septiembre 2021

16/09/2021

El camino hacia un futuro más sostenible de la producción avícola parte desde Berlín

Actualidad Rumiantes

16 Septiembre 2021

16/09/2021

Grupo Asís organiza en Figan la firma del libro Carne de canción, de Chema Bello

EVENTOS