MI CUENTA |   
¿Todavía no estás registrado?

Una investigación apunta a los ratones como origen de la variante ómicron del coronavirus

La sospecha de que la variante podría haber acumulado mutaciones en los roedores y posteriormente volver a los humanos por zoonosis inversa plantea nuevos desafíos de salud pública y control de la pandemia.


Noviembre de 2021 fue la fecha en la que la Organización Mundial de la Salud (OMS) designó a la nueva variante del SARS-CoV-2 B.1.1.529 como ómicron, y la calificó como la quinta variante preocupante (variant of concern, VOC) desde el comienzo de la pandemia. En poco tiempo se ha convertido en la cepa del coronavirus dominante, con una rápida propagación, y esto ha provocado que muchos investigadores se hayan volcado en su estudio.

Los análisis han determinado que la variante ómicron se desarrolló a partir de una cepa que circulaba a mediados de 2020, pero no se pudo rastrear ninguna versión intermedia conforme fue evolucionando a su forma actual. Una hipótesis era que ómicron infectó a un animal, y que las mutaciones surgieron a medida que se propagaba entre esa población animal, antes de volver a transferirse a los humanos.

Un artículo que acaba de publicar el Journal of Biosafety and Biosecurity parece respaldar esa teoría animal. La investigación, dirigida por Jianguo Xu, del Centro de Prevención y Control de Enfermedades de China, apunta a que el huésped intermedio más probable fue un ratón.

Mutaciones en cinco sitios clave

El profesor Xu explicó que aunque se necesita mucho más trabajo antes de que se pueda confirmar esa teoría, “nuestro estudio calculó el número promedio de mutaciones en las cinco VOC e investigó las mutaciones clave en la proteína S viral, donde se origina la infección. Encontramos que la variante ómicron contiene mutaciones en cinco sitios clave de la proteína: K417, E484, Q493, Q498 y N501".

Este perfil de mutación muestra que el virus se ha adaptado para infectar las células de los ratones. Además, añadió Xu, "el árbol filogenético escalado en el tiempo muestra que los linajes ómicron y gamma probablemente estaban circulando a mediados de 2020, lo que respalda la hipótesis de que ómicron pudo haber evolucionado en una especie animal no humana. Creemos que el coronavirus acumuló lentamente mutaciones con el tiempo en ratones, antes de que se transmitiera a los humanos por zoonosis inversa”.

El investigador señaló además que “estos hallazgos sugieren que los investigadores deberían centrarse en las variantes del SARS-CoV-2 aisladas de animales salvajes, especialmente roedores. Si se determina que ómicron se derivó de ratones, las implicaciones de su circulación entre huéspedes no humanos plantearán nuevos desafíos en la prevención y el control de la epidemia”.

Mas noticias

Artículos Animales de compañía

19 Julio 2024

19/07/2024

Un equipo veterinario reconstruye un complejo defecto nasomaxilar y labial en un perro

Actualidad Rumiantes

19 Julio 2024

19/07/2024

Un componente molecular podría ser clave en los casos de contagio de gripe aviar en vacas

Actualidad Animales de compañía

19 Julio 2024

19/07/2024

Reino Unido aprueba la primera carne cultivada como alimento para mascotas de Europa

Actualidad Animales de compañía

19 Julio 2024

19/07/2024

“La probabilidad de que se dé un golpe de calor en un perro es superior a que se dé en una persona”

Empresas Animales de compañía

19 Julio 2024

19/07/2024

Centauro hace una donación de material a la Facultad de Veterinaria de la UAB

 
 

CURSOS

 
 

EVENTOS