MI CUENTA |   
¿Todavía no estás registrado?

La lucha contra la ciguatera en Europa se coordina desde España

En el proyecto Eurocigua II participan once organizaciones de seguridad alimentaria y salud pública de cinco países, coordinados por la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad.


Un momento de la apertura del proyecto Eurocigua II.Un momento de la apertura del proyecto Eurocigua II.

Las Palmas de Gran Canaria fue el escenario de la presentación la pasada semana del proyecto de investigación Eurocigua II, cuyo objetivo es caracterizar de forma integrada los riesgos para la salud humana por la presencia de ciguatoxinas en el pescado en Europa.

A la presentación acudieron los representantes de las once organizaciones de los ámbitos de seguridad alimentaria y de salud pública de cinco países europeos, que coordinados por la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, participan en el proyecto. Entre ellos se encuentran la Universidad de Vigo, el Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III, el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria (IRTA), el Servicio Canario de la Salud, la Agencia Francesa de Seguridad y Salud Alimentaria, Ambiental y Ocupacional (ANSES), el Instituto de Evaluación de Riesgos Alemán (BfR), la Autoridad de Seguridad Alimentaria y Económica Portuguesa (AESA), el Instituto Portugués del Mar (IPMA) y el Instituto Nacional de Salud Pública y Medio Ambiente Holandés (RIVM).

También participan la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), encargada de la cofinanciación, el Centro Europeo de Control de Enfermedades (ECDC), la Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA) de la Comisión Europea, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y expertos de organizaciones de investigación de Estados Unidos y Japón.

El acto, organizado por la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad y el Servicio Canario de la Salud con la colaboración de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, es el punto de partida del proyecto Eurocigua II que se inicia tras el convenio de colaboración suscrito entre los colaboradores en la investigación. El objetivo es mejorar el conocimiento científico sobre este problema de riesgo emergente en toda Europa, frente al que es necesario que las administraciones públicas implicadas realicen una gestión coordinada, eficiente y segura.

Durante la presentación, el consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, Blas Trujillo, señaló que “el proyecto de colaboración abarcará todos los aspectos relacionados con la identificación, confirmación, cuantificación de las ciguatoxinas responsables de la contaminación y la elaboración del material de referencia, pues se trata de una enfermedad de reciente aparición en nuestras latitudes, cuyo agente responsable, las ciguatoxinas, podría tener diferencias con las presentes en otras zonas del mundo donde esta enfermedad es endémica”.

Por su parte, la directora general de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, Pilar Aparicio, aseguró que “la Dirección General de Salud Pública del Servicio Canario de la Salud tuvo un papel fundamental en la detección de la importancia de este problema para la salud de los ciudadanos y por eso su participación en este proyecto es muy importante”.

“Este proyecto, que toca un problema emergente, busca mejorar la epidemiología y el conocimiento sobre la ciguatera y dar continuidad a Eurocigua I para conocer la dimensión de este asunto, identificar las toxinas y mejorar las herramientas diagnósticas”, destacó Aparicio.

Determinación del riesgo de intoxicación alimentaria

El acuerdo marco de colaboración de Eurocigua II, denominado Un enfoque integrado para evaluar los riesgos para la salud humana de las ciguatoxinas en el pescado en Europa, supone la renovación del acuerdo ya rubricado en 2016 y que se centra en la determinación del riesgo de intoxicación alimentaria por ciguatera (CFP) en Europa, cuyo objetivo es determinar los procedimientos de control y de prevención que garanticen la seguridad alimentaria: las especies pesqueras de riesgo, la influencia de posibles cambios en el medio marino y la caracterización completa del perfil de las ciguatoxinas, la cinética de comportamiento de las mismas, así como la obtención de patrones de referencia.

Los resultados de Eurocigua I permitieron confirmar la aparición de la intoxicación por ciguatera en la Unión Europea, e identificaron varias especies de peces con ciguatoxinas en Madeira y Canarias. Además, también se ha confirmado la presencia de Gambierdiscus en el mar Mediterráneo (Chipre y Grecia), así como la primera notificación de varias especies de dinoflagelados en Baleares.

El nuevo acuerdo establece una asociación a tres años con el objeto de establecer alianzas continuas para la gestión del riesgo a nivel europeo y aprovechará y buscará sinergias y beneficios mutuos con otros proyectos paralelos como CIGUARISK (proyecto nacional de investigación español) y RASPA. Además, también se dispondrá de información proporcionada por el Gobierno de Canarias.

¿Qué es la ciguatera?

La ciguatera es una intoxicación alimentaria causada por la ingesta de pescado contaminado con ciguatoxinas. Los peces que provocan esta enfermedad acumulan toxinas producidas por microalgas de las que se alimentan, y habitan normalmente en fondos de poca profundidad y en aguas cálidas y que, desde hace unos años, se encuentra en aguas canarias y de la Macaronesia.

Canarias cuenta con un programa pionero de actuación para controlar este riesgo emergente, coordinado por la Direcciones Generales de Salud Pública y de Pesca del Gobierno de Canarias, basado en el control de los productos en los Puntos de Primera Venta (PPV), mediante el cribado de los pescados potencialmente portadores, antes de su incorporación a la cadena alimentaria.

Los pescados de tallas más grandes y con una alimentación básicamente carnívora son los que con mas frecuencia son ciguatóxicos. Las especies implicadas hasta el momento en los casos registrados en Canarias son medregal, mero, pejerey y abade.

La intoxicación por ciguatera puede ocasionar síntomas gastronintestinales (como dolor abdominal, náuseas, vómitos, deshidratación y diarrea intensa), cardiovasculares (pulso irregular, hipotensión arterial y bradicardia) y neurológicos (picores, hormigueo, y dolor quemante ante un estímulo frio), o también otros síntomas como debilidad generalizada, dolor en músculos y articulaciones, dolores de cabeza, mareos, temblores y sudoración excesiva.

Desde 2008, se han registrado varios casos de intoxicación alimentaria por ciguatera en Europa en viajeros procedentes de países endémicos. Durante los últimos años en Canarias se han descrito un total de 21 brotes con 125 casos en total.

Desde la aparición de los primeros casos se procedió a elaborar un Sistema de Vigilancia Epidemiológica de la Intoxicación por Ciguatera en Canarias (SVEICC), cuyo objetivo es conocer la incidencia y características epidemiológicas de estos procesos.

Mas noticias

Artículos Avicultura

30 Enero 2023

30/01/2023

¿Gallinas enjauladas en 2027?

Actualidad Actualidad Veterinaria

30 Enero 2023

30/01/2023

“No queremos que se monten facultades sin una calidad mínima para formar buenos veterinarios”

Artículos Animales de compañía

30 Enero 2023

30/01/2023

Puntos clave para realizar un chequeo en loros geriátricos

Actualidad Avicultura

30 Enero 2023

30/01/2023

La OMS y la FAO organizan una gran reunión sobre el control de Campylobacter en aves

Productos Animales de compañía

30 Enero 2023

30/01/2023

Magistral Royal lanza el nuevo limpiador de manchas en pelaje de la zona ojos, boca y patas: Lacrix

 
 

CURSOS

 
 

EVENTOS