MI CUENTA |   
¿Todavía no estás registrado?

Un estudio subraya los beneficios de prevenir futuras pandemias desde un enfoque One Health

El Banco Mundial publica un informe en el que llama a superar el ciclo de “pánico y olvido” que se ha experimentado en enfermedades recientes.


Invertir en la prevención de futuras pandemias desde un enfoque One Health resulta más eficaz y menos costoso que intentar controlarlas una vez se han declarado. Este es el mensaje que lanza el Banco Mundial en un informe que ha publicado, y en el que da algunas pautas de cómo poner en marcha esos planes preventivos.

En el informe se recuerda que el 75 % de las enfermedades infecciosas emergentes y casi todas las pandemias recientes son zoonosis, enfermedades que se derivan del mayor contacto entre la vida silvestre, el ganado y las personas, lo que permite que los microbios se 'desborden' de los animales a las poblaciones humanas. Los reservorios más importantes de patógenos con potencial pandémico son los animales salvajes (especialmente los mamíferos, en particular los murciélagos, roedores y primates), algunas aves (especialmente las aves acuáticas) y el ganado (como cerdos, aves de corral, vacas y camellos).

Abordar de manera efectiva los desafíos que plantean las pandemias requiere salir del viejo "ciclo de pánico y olvido", que se ha experimentado en enfermedades recientes como el SARS, la influenza aviar y el ébola. Pese a ellas, y a los enormes impactos en la salud, la economía y la sociedad causados por la COVID-19, pocos líderes reconocen la importancia crítica de la prevención de una pandemia, lo que significa detener un brote local antes de que se convierta en una amenaza global.

Contención y control a posteriori

El enfoque habitual de las pandemias se ha basado en la contención y el control después del surgimiento de una enfermedad, señala el informe, y se basa principalmente en enfoques reduccionistas para el desarrollo de vacunas y tratamientos en lugar de reducir los impulsores del riesgo de pandemia para prevenirlos antes de que surjan. Esto ha demostrado ser enormemente costoso e insuficiente para proteger a las personas de las graves consecuencias económicas y sociales de grandes brotes o pandemias. Por contra, la prevención casi siempre está subfinanciada en relación con la preparación y especialmente con la respuesta.

Esa falta de inversión en prevención se explica también porque sus beneficios son en gran medida invisibles y no contabilizados, en forma de crisis que no llegan a ocurrir. Además, algunos impulsores de las pandemias (como la explotación forestal, la industria extractiva, la ganadería y la urbanización) están estrechamente relacionados con la generación de ingresos y los medios de subsistencia, lo que puede dificultar los cambios necesarios.

Así, el informe del Banco Mundial articula un enfoque alternativo que aborda el riesgo de pandemia en su origen y se basa en las estrategias One Health de pensamiento sistémico, planificación de toda la sociedad y colaboración entre disciplinas en las interfaces humano-animal-ecosistema como un camino central hacia la salud global. seguridad. El informe destaca tres puntos de entrada principales para la transición a este enfoque más eficaz.

  1. Primero, la oportunidad en el tiempo. Ahora es el momento adecuado para impulsar esta transición, cuando los estragos de la COVID-19 aún continúan y hay discusiones de alto nivel sobre el diseño de un acuerdo internacional sobre pandemias y un nuevo mecanismo de financiamiento para la prevención, preparación y respuesta ante pandemias.
  2. En segundo lugar, el informe destaca el costo relativamente modesto de la prevención en comparación con la respuesta a la crisis. Se estima que la prevención guiada por los principios del One Health cuesta entre aproximadamente US $ 10,3 mil millones y US $ 11,5 mil millones por año. Esto incluye USD 2100 millones por año para llevar los servicios veterinarios públicos a los estándares internacionales, USD 5 mil millones para mejorar la bioseguridad de las granjas y USD 3200 millones a USD 4400 millones para reducir la deforestación en los países de mayor riesgo. Los costes de prevención son menos del 1 % del coste de responder a la pandemia de COVID-19 en un solo año, 2020. Y el hecho de que la prevención se haga correctamente eliminaría el riesgo de las inversiones en preparación y reduciría la necesidad de costos relacionados con la respuesta posterior.
  3. En tercer lugar, el informe enfatiza los muchos beneficios colaterales de invertir en prevención y One Health para el desarrollo humano y sostenible. Entre ellos se incluye la reducción de las emisiones de CO2, la adaptación climática, la mejora de la seguridad alimentaria y la nutrición, la reducción de la carga económica de las enfermedades animales, un mayor acceso a los mercados y el fortalecimiento de la resiliencia de los sistemas de salud mediante el aumento de la conciencia y la acción multisectorial. Por ejemplo, los países de ingresos bajos y medianos podrían obtener beneficios sustanciales para sus sectores agrícolas (específicamente la ganadería), impulsados por la reducción de la frecuencia y la escala de las costosas medidas de control de enfermedades, como la matanza selectiva y la ampliación del acceso a mercados internacionales y de mayor margen para los productores.

Desde una perspectiva de seguridad sanitaria, las inversiones en prevención pueden mejorar la resiliencia de los sistemas de salud, hacer que las inversiones en preparación sean más efectivas, reducir drásticamente la necesidad de respuesta y disminuir los impactos económicos y sociales más amplios de las pandemias. Dichas inversiones deben adaptarse al contexto del país, teniendo en cuenta los perfiles de riesgo y las circunstancias nacionales.

Una inversión en el futuro de la humanidad

Los beneficios colaterales son altos, pero también lo es el costo de la inacción. Para romper el ciclo de pánico y olvido, dentro de la agenda más amplia de la prevención, preparación y respuesta a las pandemias, el informe propone un marco de inversión en One Health para que lo adopten las partes interesadas a nivel nacional, regional y mundial.

Esta inversión debe guiarse por cinco principios básicos de:

  1. Adoptar un enfoque multisectorial integrado de Una Sola Salud que tenga como objetivo equilibrar de manera sostenible la salud de las personas, los animales y los ecosistemas.
  2. Priorizar la prevención, un componente habitualmente ignorado de la seguridad sanitaria.
  3. Cumplir con los estándares mínimos existentes que son relevantes para el One Health.
  4. Centrarse en ubicaciones geográficas con mayores riesgos de contagio en las interfaces humano-animal-ecosistema.
  5. Reducir los riesgos de contagio en los bosques (o hábitat de vida silvestre), granjas (ganado) y áreas urbanas en expansión.

El enfoque One Health es una agenda de gran coordinación que requiere defensores fuertes, para movilizar la financiación como una responsabilidad compartida, y un arreglo institucional sólido respaldado por una sólida capacidad técnica que respalde su trabajo. Por lo tanto, las agencias técnicas y las instituciones financieras tienen un papel importante para coordinar las actividades globales, regionales y locales del sector público (para bienes públicos como los sistemas de salud pública, los sistemas veterinarios públicos, la gestión y protección de ecosistemas y la vigilancia de sistemas de datos), el sector privado (para ganaderos, madereros, comunidades forestales y urbanizadores) y la sociedad civil. 

El marco de inversión One Health debe adoptarse e implementarse a nivel nacional en función de la alineación con los planes de acción priorizados de cada país, los factores de riesgo y las vulnerabilidades para las enfermedades infecciosas emergentes, y los recursos y programas existentes en áreas para las que se superponen con la agenda de Una Salud del público. y fuentes privadas. Hacerlo con éxito requeriría:

  • Eliminar los obstáculos a la prevención.
  • Financiar la prevención como una responsabilidad compartida.
  • Asegurar la apropiación del país y arreglos institucionales propicios.

El Banco Mundial concluye señalando: "Invertir en la prevención basada en One Health es la mejor manera de romper el ciclo de pánico y negligencia, de una vez por todas. Si no actuamos ahora, estaremos destinados a convertirnos en Sísifo, siempre haciendo rodar una roca cuesta arriba para gestionar la respuesta a las próximas pandemias".

Mas noticias

Artículos Avicultura

30 Enero 2023

30/01/2023

¿Gallinas enjauladas en 2027?

Actualidad Actualidad Veterinaria

30 Enero 2023

30/01/2023

“No queremos que se monten facultades sin una calidad mínima para formar buenos veterinarios”

Artículos Animales de compañía

30 Enero 2023

30/01/2023

Puntos clave para realizar un chequeo en loros geriátricos

Actualidad Avicultura

30 Enero 2023

30/01/2023

La OMS y la FAO organizan una gran reunión sobre el control de Campylobacter en aves

Productos Animales de compañía

30 Enero 2023

30/01/2023

Magistral Royal lanza el nuevo limpiador de manchas en pelaje de la zona ojos, boca y patas: Lacrix

 
 

CURSOS

 
 

EVENTOS